25.11.16

¿Primarias con nuestro modelo de partido?

Desde hace algunos meses los sábados en El Mundo son un festival. Entrevista en profundidad a algún español que piensa. El otro día, el hijo de Maravall Casesnoves. Ahí va su magnífica reflexión sobre las primarias:

"No me gustan los plebiscitos y no me gustan las primarias. Son un mecanismo de manipulación muy grande. Las aprobó mi amigo Almunia y el resultado, que era inevitable, fue que ganó Borrell. Si tú creas un mecanismo adicional que es un plebiscito, el Congreso del partido se encuentra con un candidato apoyado por las bases, porque parece majo y los militantes le votan. ¿Qué hace el Congreso federal entonces? Lo ratifica porque no tiene más remedio. Hay políticos que se enganchan a la democracia directa y después suceden cosas como el Brexit. Las primarias pueden tener sentido en sistemas presidencialistas, pero no en sistemas parlamentarios. Se ignora lo que sabemos desde hace siglos, que en sociedades grandes y complejas, con intereses muy heterogéneos, la única democracia posible es la democracia representativa y que la democracia directa es una manipulación. La democracia no es sólo el origen del poder, es también poner límites al ejercicio del poder y si eliminas los organismos intermedios, dejas demasiado espacio para el abuso del poder"