1.6.16

Norte

Viajar hacia el oeste. Pero esta vez hacia el norte. Llegar hasta donde acababa Europa. Esas viejas ciudades ilustradas, creadas al impulso de la Real Armada. Ciudades en damero que, quizá como la mía, han perdido ya su razón de ser. Y esas características inmutables: el cielo encampotado, el olor a hierba recién segada, los lamentos por una pasado idílico, la gente yéndose a mansalva... Esto es el noroeste. La mi tierra.