26.4.16

Ocioy masas (III)

Otro aspecto que aparece bien reflejado en el libro sobre el ocio en la época de entreguerras de Baez son los medios de comunicación. 

Los medios de masas consolidaron el cambio que se iba produciendo en España. En 1930 el 80% de los vecinos ya estaban alfabetizados, veinte puntos más que diez años antes. Eso fue cambiando la estructura del periódico, señala Báez, del viejo periódico de élites al periódico de masas. Los que sólo eran políticos se fueron quedando atrás. Otros, como ABC, fueron creciendo, hasta llegar a las 200.000 ejemplares diarios en 1930. Estaba El Debate, que tiraba 150.000 ejemplares y estaban otros como el Ahora, conservador pero republicano, el Ya, El Sol. Periódicos que informaban de espectáculos y de ocio, porque eso interesaba al lector, 

En 1922 se había creado la Casa del Libro en la Gran Vía, con un sistema novedoso. el cliente veía y hojeaba, y luego compraba si quería

Pero si algo marcó la época fue la radio. De ser una desconocida en 1923 a ser familiar para todos en 1936. Por cierto que parece que fue Julio Cervera Baviera, ingeniero militar una de las persona que estuvo detrás del ingenio.

La radio comercial llegó de la mano de grandes compañías extranjeras, y al principio intentó un modelo de negocio similar al que hoy usa la televisión de pago: que los oyentes pagaran por oír, pero pronto se vio que la radio iba destinada a la masa. en 1927 se retransmitió por radio el primer partido de fútbol, la semifinal de copa entre el Real Madrid y el Real Unión. Y también política, con Uníon Radio llenando de micros el congreso.

Una publicidad que mostraba una nueva forma de vida, de ocio y de consumo, sobe todo de automóvil: si en 1922 había en madrid 6.000 vehículos, en 1936 eran 60.000.

Aquella guerra maldita que puso fin a todo aquello.