27.4.16

Ocio y masas - hipódromo

Al hilo de los deportes de masas, señala José María Baez en su Fútbol, cine y democracia que no sólo de fútbol vivía la ciudad: estaba también la hípica, con el hipódromo construido al norte de la Castellana en 1878. El rápido crecimiento de la ciudad obligó a llevarlo a las fueras, en unos terrenos que cedió el Rey al lado de la Cuesta de las perdices.

Otros deportes en aquel Madrid, como la pelota vasca, en una ciudad llena de frontones, de combates de lucha libre, de boxeo, de partidos de baloncesto. 

Una ciudad en evolución, preparándose para un ocio deportivo de masas que llegó para quedarse muchos años...