25.4.16

El artículo de Juan Mari Bandrés

Inicio el ensayo de Gaizka Fernández sobre la historia de Euskadiko Ezquerra, y me topo con una cita tomada de un artículo de Juanmari Bandrés.

Es difícil expresarlo mejor hoy. Y era imposible hacerlo hace treinta años:

"En este país existe una tendencia irrefrenable a entender el nacionalismo en clave teológica.
Por un lado, la iglesia institucional y jerárquica, fuera de la cual no existe salvación. Se trataría del PNV de Arzallus.
Por otro, los cristianos díscolos, los pecadores. No cumplen bien los mandamientos, pero vuelven y son absueltos de sus pecados de juventud. Ellos también perdonan a su madre, la iglesia, su excesivo conservadurismo, su rigidez y su intransigencia. Porque, al fin y al cabo, es la madre. Pueden ir juntos a muchos sitios. Desde luego, a misa, y también a los ayuntamientos. Serían los de HB.
Luego, los heterodoxos. Los protestantes. Los reformadores, aunque algunos les llamen reformistas. No reconocen la jerarquía. No se confiesan. Son socialistas, están condenados- sin remedio. No tienen salvación. Seríamos nosotros, los de EE.

Naturalmente todos los demás -PSOE, CP, PC, etcétera- serían simplemente infieles- No pertenecen a la cristiandad. Ni siquiera se comprende qué hacen aquí. Su verdadero sitio estaría más allá del Ebro."

"Transferencia de sacralidad," llamaba Antonio Elorza hace años en la Facultad al proceso de creación del nacionalismo vasco