28.11.12

El mundo de Scott y de Zelda

Terminada la primera temporada del Boardwalk Empire, una serie a la que llegué a través de la llorada Revista de Libros. El Atlantic City de la prohibición. Una serie inspirada en el corrupto y poderoso Nucky Johnson, el hombre fuerte de la ciudad durante décadas. La serie es buena, y creo que me pondré con la segunda temporada. Me sobra un poco el obsesivo decorado del paseo marítimo, y me fascina el papel de Buscemi en la piel del mafioso. Tiene un aire a Deadwood, un mundo en el que como canta Fito nada es “ni negro del todo ni del todo blanco…”


Gran trabajo también de Omar Little, turbador Michael Shannon en el papel de agente federal y espléndida Kelly McDonald en el papel de la inteligente amante de Nucky.

A ver si el señor Santos cae por España desde el levante y la podemos comentar delante de un buen GinTonic.


PS: Martin Schifino escribió: “Por regla general, los mafiosos no son de una gran inteligencia, ni tienen una enorme capacidad de autoanálisis; pero Nucky es un hombre versado en manipulaciones maquiavélicas  […]. Con él como centro, la serie puede combinar dos géneros atractivos: el western urbano y el drama político. Su creador debe de haber gritado eureka al descubrir el potencial de mudar a los Soprano al ala oeste”.