2.5.10

La vida...

La vida. Eso que pasa, me dijo un día el mítico Llorenç mientras almorzábamos en Puicinella, mientras haces otras cosas. La vida, el trabajo, la mudanza. Sólo algunas cosas son importantes. Desde luego no el trabajo, por más que a veces me encabrone, desde luego no la mudanza, por más encabronado que me tenga.

Las personas. Las personas son lo importante. Me recuerdo diciéndoselo, con mi cara de consultor senior, a Jamo y a Patricia mi primer día en la everis, hace años ya. “Lo del proyecto de empresa está bien les dije muy serio, me lo recordaron años después (¿frente al pelotón de fusilamiento?)– pero a mí lo que me interesan son las personas.

Suena la magnífica Wind Beneath My Wings, de Bette Midler. Las personas. El viernes soñé que estaba en la sala de oncología de un gran hospital. Una mujer de unos cuarenta años, con la cabeza rapada, recibía una sesión de quimio por la vena. Mientras, su pareja no deja de sonreírle y de apretarle fuerte la mano. Las personas es lo único que nos queda. Cuando desaparece el Estado, cuando desaparecen los políticos, cuando desaparecen los cargos, los honores, el relumbrón público, cuando se te va incluso el tejido asociativo, lo único que quedan son las personas. Las buenas personas.

Elegirlas bien, cuidarlas, mantenerlas a nuestro lado y ayudarlas a crecer es una hermosa tarea, ¿no creen?

PS: Did you ever know that you're my hero, / and everything I would like to be? / I can fly higher than an eagle, / because you are the wind beneath my wings.

6 comentarios:

miguel dijo...

No se puede añadir una sola coma a lo que dice usted señor blogista.

Anónimo dijo...

Magnifico pensamiento socialdemócrata, amigo desconocido. Pensar mas en las personas que en las empresas o en ponerlas a competir salvajemente. Las personas son la base, el sentido, la esencia y el fin de las instituciones, de las empresas, de los sindicatos, ... De la vida. Últimamente se ha perdido de vista que lo que construimos lo hacemos por u para ciudadanos. Y conviene no olvidarlo. De ahí la importancia de tus acertadas reflexiones, querido bloguero.

El Coronel dijo...

Plas, Plas, Plas (aplausos)

Anónimo dijo...

Ojalá el neoconservadurismo que tanto daño ha hecho en la ultima década a tantas sociedades hubiera entendido lo que usted, bloguero ilustrado, expone con magistral pluma. La ley de la jungla no debería volver nunca mas. Las personas, las personas, los ciudadanos, he ahí la clave.

rebolloa dijo...

Muy buena prosa mi Senador... poética...

El Perdíu dijo...

Estimado anónimo, nada de socialdemócrata. Las personas, por encima de cualquier otra consideración y, desde luego, por encima de cualquier consideración social.