1.3.10

tarde de domingo rara

El domingo empezó pleno. El sol del invierno. Nadar. Un día que invitaba al paseo, aunque no pudo ser. Acabé, por fin y tras arreglar los problemas con el deuvedé, las cuatro primeras temporadas de Alló Alló, la serie que me prestó Chisun y que me retrotraía a mis años de Alcalá, con los primeros años de telemadrid. Una mirada irónica y ácida sobre la guerra, a través de un humor blanco y sin complicaciones. Muy entretenida y buena práctica para my poor english. Ya saben: "Listen very carefully, I shall say this only once".

Aproveché también para ver, por fin, Los amigos de Peter, tantos años después. Supongo que debería contar varias cosas de la película, y contar también en qué medida veo algunas de las cosas de la película reflejadas en mí, pero como el desocupado lector sabe que El Perdíu es de natural tímido, pasaré de puntillas, diciendo simplemente que es una buena película y que se ve con gracia.

Empiezo dos series que espero ir alternando entre semana: por un lado, Holocausto, de la que tengo recuerdos confusos de cuando apenas era un niño, y Eureka. Aún no he vuelto sobre Expediente X, pero no tardaré.

Ya les iré contando.

PS: es fantástico cómo el simple cambio de una “e” por una “i” puede alegrarnos el día. Un poquito, al menos.

1 comentario:

El Coronel dijo...

Esa es una de las películas que tendré que volver a ver, reconozco que los amigos de Peter no me gustó mucho en su momento, seguro que ahora le encuentro más gracia.

Por cierto gracias por estar ahí que casi cerrar el domingo hablando con usted y con Hanna fué muy enriquecedor.

Un abrazo