22.1.10

Desayuno

Llegué pronto a la oficina. Cansado, pero pronto. Esta tarde tengo que impartir una sesión formativa muy original (y para la que estoy, le confieso, cagadito de miedo) y ayer se me fueron las horas preparándola. El caso es que llegué pronto y me fui a tomar una café al bar. Poca gente aún, que para eso es viernes. Un discapacitado en una mesa, con su traje y su corbata. Síndrome de Down. Desayunando tranquilamente, a punto de empezar su jornada laboral. Con sus ojos grandes camuflados a través de unas gruesas gafas. Una tostada con aceite. Y pensé, no sé bien porqué, en aquel texto que un abogado de Indiana de origen alemán escribió hace ya muchos años: precisamente porque si “everywhere life is full of heroism”, como decía el texto, viéndolo desayunar, tan tranquilo, supongo que tan feliz por iniciar su jornada, estoy seguro, como Ehrmann, que “With all its sham, drudgery, and broken dreams, it is still a beautiful world.”

Buenos días.

PS: Es difícil describir mejor el papel que la inteligencia cumple en nuestra sociedad, tan democrática, tan solidaria y tan moderna ella. ¡Bien por Arcadi!

3 comentarios:

El Coronel dijo...

Siempre haciendo gala de tanta humanidad, no cambie.

Benjamín dijo...

No conocía el poema Desiderata. Muy hermoso. Gracias y un saludo.

Bambi dijo...

Un gran y emotivo post, de los que hacen pensar: y yo de que me quejaba??? Besos

bambi