14.7.08

La Universidad y el cambio

La semana pasada volví a la Facultad. En mi caso, la Facultad, en singular y en mayúsculas, sólo puede ser la de Políticas de la Complutense. Hace diez julios ya que me egresé. Recuerdo aquel día. Mientras caminaba a recoger el diploma de la mano del decano, pensaba en mi futuro a la vuelta de Inglaterra, a donde iba a ir en pocos días para mejorar mi (lamentable) inglés. Diez años. Algunas cosas, pocas, han cambiado. Otras, las más, no. Es verdad que donde antes estaba ese horror llamado La Moqueta, ahora hay un moderno salón de actos con aire acondicionado y todo. Pero el resto sigue igual. Una gran pintada (“Todo el poder para las Asambleas”) preside el patio de abajo. El acto de entrega de diplomas fue entretenido. Tras entregar uno a cada egresado, un representante de los alumnos tomaba la palabra en representación de sus compañeros. La de sociología se lució: “Como decía Marx, Los filósofos se han limitado a interpretar el mundo de distintos modos; de lo que se trata es de transformarlo." Y todo el mundo, incluido el Decano, el vicerrector y los asistentes, empezó a aplaudir. La cabra, supongo, que sigue tirando al monte. Cómplices sonrisas entre el presidente del Senado (ya saben, ese cuya hija trabajaba en el Ayuntamiento de Estepona) y el decano, cada vez que le daban el diploma a algún militante del pesoe. “Este es del partido” decía orgulloso el decano. Cuando se dice esto, en mi Facultad está mal visto preguntar de qué partido, porque todo el mundo da por supuesto que es el pesoe. Para acabar, el decano endilgó a los asistentes un canto a la enseñanza pública, a la calidad pública, al modelo público europeo frente al modelo depredador americano. Es decir, alumnos, matricularos en doctorado que cada vez entra menos gente en la facultad y se nos acaba el chollo. Luego siguió con eso de que Bolonia no era en absoluto meter el mercado en la Universidad (era demasiado bonito para ser verdad) y que a progres a ellos no les ganaba nadie.
Y yo pensaba, ni una universidad de estas públicas y maravillosas entre las cien mejores del mundo.
La universidad pública española es, desde hace años, un engaño masivo. Todos lo saben, pero el personal está muy ocupado disfrutando de su canonjía como para denunciarlo.
Así que lo mejor que pueden hacer los chavales es salir al mercado y ganarse la vida.

PS: "La baja cuantía de los precios de la enseñanza supone que las escuelas superiores atraen […] a muchos hombres y mujeres jóvenes que se matriculan porque las cuotas son bajas, el alojamiento y la alimentación están subvencionados y sobre todo porque allí hay otras muchas personas jóvenes. Para ellos, la universidad es un grato intermedio entre el instituto y el ponerse a trabajar". Friedman Milton y Rose:
Libertad de elegir (II). Folio, Barcelona, 1997. Página Página. 243

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hace tiempo Perdiu que la universidad perdió su prestigio (y no sólo la española). Alguien dijo que “...con la explosión de la primera bomba atómica, la primera víctima no fue Japón, sino la universidad”; pues a partir de ese momento ya fue en las empresas y sus departamentos de I+D+i, donde se generaba el conocimiento más novedoso e innovador. Parece ser que desde entonces las universidades lo único que han hecho, ha sido copiar lo que hacían y hacen las principales corporaciones y empresas a través de sus laboratorios. Es decir, hace tiempo que las universidades (de ciencias) enseñan con conocimientos obsoletos (cuando los enseñan en las empresas ya hay otros nuevos)... y si son de letras, enseñan con ideologías que también son obsoletas (para las sociedades del siglo XXI).

Estas universidades actuales hablan mucho de la postindustrialización; pero ellas no han salido aún de la época industrial... ni científica ni ideológicamente. La Complutense de Madrid, posiblemente sea el ejemplo más paradigmático de todo lo dicho.

Necesitamos universidades postinduatriales, pero los intereses y derechos adquiridos de quienes viven de ellas no permiten su adaptación a los nuevos desafíos sociales. ¡Es curioso!, en este tema los progres y las “progras” no están por la “deconstrucción” de la universidad.

Además, y me figuro que tu lo sabes muy bien, a ellas llegan cada vez alumnos con menos base... para aprender conocimientos obsoletos... que les convertirán cuando salgan de ellas en trabajadores obsoletos... para acabar pordioseando a una empresa que le enseñe las nuevas técnicas del trabajo, antes de que se les terminen sus contratos temporales... ya que las empresas están más interesadas en contratar a trabajadores formados en otras empresas, que por los estudiantes recién egresados.

¡Como se te ocurrió estudiar en la Complutense Perdiú!

Recibe un cordial saludo por tus buenas reflexiones de denuncia a la sociopolítica actual.

Pablo el herrero

Anónimo dijo...

Egresado...? Perdiu por dios, use los modismos españoles, al igual que un argentino usará los de su tierra o un colombiano los de la suya. La riqueza de la lengua española es esa, la "fabla" de cada lugar, y egresado, mire por donde, aqui no lo usamos, y usted tampoco, no me fastidie y no me sea críptico... Azorín, más Azorín :-)

Toledano dijo...

Soy profesor de universidades públicas españolas desde hace 15 años. He de decirte que tu retrato y diagnóstico es muy bueno. Lo clavas!!

Joao dijo...

Perdiu, esto es lo que pasa cuando se crea una facultad para honrar, loar y dotar de argumentos universitarios a un sistema en decadencia, al sistema socialista del pesebre.
Acabaremos como Argentina, y si no al tiempo.
Yo pertenezco a otro ámbito, pero cuando uno ve la formación de los Ingenieros y Médicos Argentinos o de sudamérica en general es para echar a correr. (excepción hecha de los psicoanalistas y demás charlatanes del carromato)
A las carreras, ESO y bachilleratos, se les está vaciando de contenido. Se "camina" hacia el futuro quemando los bártulos del pasado. Así no es de extrañar que el ámbito del conocimiento se reduzca a consignas: ecología, guerra, progreso, paz,cambio climático...
Se ha arrancado la capacidad crítica y de análisis, se han arrancado las formaciones humanísticas a los técnicos y las formaciones técnicas a los humanistas.
Las carreras, excepción hecha de algunas de relumbrón que no sucumben, se han convertido en cursillos específicos de temas caducos que por otra poarte la sociedad se encarga de cambiar día a día.
Pienso, en mi humilde opinión, que es mas importante la base científica tanto humanista como teécnica, así como el aparendizaje en el análisis que el un chico tenga este año el conocimiento de esas bazofias de materias anquilosadas como la Tecnología de la ESO con imágenes de teléfonos móviles motorolas negros de 1.20m x 1.20m.
Detrás de la caida del conocimiento, viene el declive del pais, vamos como decía, como Argentina, por el camino.
Que lástima!

Jordi Roca dijo...

De hecho me parece que hay dos o tres entre el 180 y el 200 ...

Por cierto, para buscar en el DRAE puedes usar:

http://rae2.es/canonjía

Jordi Roca dijo...

...por debajo del 180, ni una.

A este lado del Rubicón dijo...

Pardiez que me sorprendo de este blog dieciochesco, pretensor de ser vanguardia de ese liberalismo de "oportunidad perdida" que desde hace mucho tiempo ya que da las clases magistrales no desde un pulpito o un estrado sino desde una sobremesa de puro, traje y copa (cosa que por otro lado no está mal).
Perdiu, al ser mi primer comentario en su bitácora, felicitarle por su blog recién descubierto. Seguro que me traerá gratos momentos de disquisiciones mentales. Escribe usted, castellano viejo, muy bien, todo hay que decirlo, aunque sus opiniones no comparto, aunque respeto.
Lo de la Universidad lo clava como decía otro comentario, el germen del nivel (bajo) del alumnado no es culpa de este (o no al menos toda la culpa) sino es de esos funcionarios anquilosados en un pasado (de derechas o de izquierdas, no demonice solo a los que estamos a este lado del Rubicón) trasnochado sino de conocimientos sí de técnicas de “transmisión de conocimiento”.
Esta suya facultad, no es un dichado de virtudes muy probablemente porque no las tenga, pero también, y bien lo sabe usted, que los rankings son listas de pago y no siempre de méritos.
En fin, veo que me alargo, no he revisado todo su blog, pero una pregunta, ¿su liberalismo es de Freelance de la vida o de Vanguardia de salón?

El Perdiu dijo...

Sea bienvenido a este lado del rubicón y gracias por sus palabras...
En cuanto al tipo de liberalismo, yo diría más bien que freelance y muy personal.
Un saludo
El perdiu