30.4.08

Miserias contra el capital

No hay todavía, quizá nunca lo hubo, capitalismo como tal en España. Pasa un poco como con el liberalismo. Neoliberal, le dicen a las políticas públicas. Ojalá. Sistema capitalista. Quien lo tuviera. Y va uno viendo ejemplos a poco que abra el periódico.
Tenemos la cultura que tenemos. Y venimos de donde venimos. De cuarenta años de dictadura nacional-católico-pacata. El dinero está mal visto. Entre amigos no se habla de cuartos. Es de mala educación preguntarle a un amigo, por cercano que sea, cuánto gana. Hidalgüelos con ipod.
Por eso ocurren cosas como las que ocurren. Que aquí se puede acusar a un político no por lo que haga o diga, sino porque tiene pasta, como pasó aquí con Pizarro. Este es el nivel.
Como el poco capitalismo que hay está ligado a antiguos monopolios estatales,
los saltos no se dan en función del mérito.
En fin, que cuando llegan las crisis, los iletrados que nos gobiernan piensan que ha habido demasiadas políticas liberales (¿?) y que es la hora de las
soluciones socialdemócratas. Ya saben lo que decía el sabio. Cuando oigan a alguien hablar de soluciones socialdemócratas, échense la mano a la cartera.
Y el paro, claro, se combate con dinero público. Porque
hay paro porque hemos sido muy neoliberales. Hay que ver.
En la pugna por el discurso, hace años que la izquierda ganó por goleada a la derecha. Las únicas políticas que funcionan son las liberales, pero la izquierda ha conseguido que parezcan diabólicas.
Pues no señor. Contra los monopolios, libertad. Contra las oligarquías de los partidos, transparencia. Contra el paro, desregulación y flexibilidad.
Contra la ineficiencia socialdemócrata, contra el ogro filantrópico en suma, más individuo.
Pero todo esto nos suena extraño. Nuestra cultura política ha sido, durante gran parte del XX, básicamente antiliberal. Tenían más en común la Falange y los comunistas de lo que parece. Tenían y tienen.

PD: En “La Unión Soviética, en cambio, tiene como perjudicial el ateísmo” [publicaba la revista falangista La Hora a finales del los cuarenta], pero hay un respeto no exento de admiración hacia la “mística del comunismo” que tan bien supo instrumentalizar el estalinismo. Sin estos apuntes no se entendería […] la reproducción de textos del principal embajador estalinista por el mundo, Ilya Eheremburg sobre “los racistas norteamericanos” o una reproducción impecable, extraída de la revista soviética “Tiempos nuevos”, bajo el hoy conmovedor título de “La filosofía soviética de la ciencia. El idealismo trascendente y la biología clásica, miserias de la civilización burguesa”.
Citado por Morán, Gregorio:
El maestro en el erial. Ortega y Gasset y la cultura del franquismo. Tusquets, Barcelona, 1998. Página 312.
PS: esta tarde, en Senabria

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Si, pero bien que se quejan cuando los frien a impuestos, bien que se quejan cuando la gasolina está cara, bien que se quejan cuando las políticas socialdemocratas intervencionistas hacen subir el precio de las cosas.

Joao dijo...

perdiu, no disimules, tu no te sorprendes del paralelismo del falangismo y el comunismo.
Doctrina, doctrina, doctrina
y a renglón seguido:
Programa, programa, programa
Asi, bajo ese rodillo desaparecen las libertades individuales.
España será liberal, económicamente hablando, cuando deje de ser Endesa "medio Estatut", cuando se deje de subvencionar a la Nissan (con el dinero de todos los españoles) para que no se vaya, cuando deje de haber garabitos del "defendamos lo nuestro".
El Estado autonómico, cortijero, de señorito con corbata de Amaya Arzuaga y camisa de Furest, va en contra del mercado libre.
Como auténticos paletos-provincianos que son, me recuerdan a los "del pueblo de todo el año" que se dedican a hacer de mamporreros de las chavalas de su pueblo, para luego acabar masturbándose en la soledad de la noche

SPARTAN dijo...

Bueno, pues a lo mejor pasa como con la energía nuclear, que hace 2 días era poco menos que un instrumento de Lucifer, y poco a poco la gente se va dando cuenta de que sin ser la panacea, es la opción mas racional hoy en día.

Sobre lo de las políticas liberales -en lo económico sobre todo- pues creo que va a estar mas difícil la cosa. En EEUU, el paraíso del liberalismo, sigue habiendo bastante intervención en lo económico y no digamos en "lo social". Aun mas, en Europa la derecha suele contar con un partido liberal-conservador-democristiano grande y un partido liberal, mientras que aquí en España la gente no creo que esté muy al día de eso del liberalismo, y si saben algo es porque los progres no paran de hablar de neoliberalismo en ese cóctel suyo de ecología, antiglobalización, antiamericanismo. Otra cosa sería si la gente pudiera contrastar esas ideas con las de los partidos actuales. Confiemos en que Rajoy continúe en su viaje al centro de Prisa para que algo se mueva.