27.1.08

Víctimas, verdugos e indiferencia

Las víctimas. Sujetos incómodos para una democracia postmoderna y de diseño. Gente que murió simbólicamente por todos nosotros. Téngalo claro, desocupado lector. En la muerte de un concejal se asesina simbólicamente a sus votantes. En la de un policía, a la sociedad que defiende. Si la muerte es un incordio en un mundo de prime time y agendas apretadas, imagínese usted la muerte simbólica. El olvido.
El terrorista mata para dar credibilidad a su discurso ¿acaso si fuera una tontería lo que demando andaría por ahí matando gente? piensa el terrorista cuando dispara sobre una persona desarmada.
Las víctimas. Ofendidas sistemáticamente por el peor gobierno de la democracia. Engañadas. Las víctimas. Ninguneadas. Políticos de mierda que creen que pueden mentir impunemente y pasar por encima de la realidad porque ellos son muy listos y el resto somos todos gilipollas.
Las víctimas, ante la indiferencia de los medios, han celebrado estos días en Madrid, dónde si no, su
IV Congreso Internacional. Testimonios estremecedores de quienes no eligieron su destino. Víctimas colombianas, de la locura homicida de los paramalitares o de los terroristas de las FARC. Y entonces uno le pone cara. Cecilia Mosquera. Una mujer que vivía cerca de un oleoducto atacado por terroristas del ELN. Tres de sus hijos murieron. Su marido también Todo su delito fue ese. Vivir cerca de un oleoducto. Gustavo Moncayo. Su hijo lleva diez años en poder de los terroristas. Lo tratan, y su padre lo sabe, como a un perro. Encadenado por el cuello todo el día. Piense lector, en su cuello, y luego piense en una argolla. Y luego piense en los últimos diez años.
Víctimas irlandesas de ambos lado. Víctimas de la eta, de los grapo.
En España las cosas han cambiado. Ya no se entierra a las víctimas en silencio. El apoyo que les prestó Aznar durante su gobierno fue clave para cambiar su estatus. Hace bien
Aznar en no callarse. Comparar la gestión con los terroristas y sus víctimas que ha llevado el simplón con la de Aznar causa sonrojo.
Para el simplón, el terrorismo es un aspecto político más de su gestión y como tal lo ha tratado. Lo demás le ha dado igual. Lo demás es el Estado de Derecho, las víctimas y la ley. Por eso ahora ilegalizan. Porque estaban negociando y estaban cediendo. Y como se acabó la negociación, se acabó la cesión. Les debería dar vergüenza, si la tuvieran a Pumpido, Garzón y demás tropa de choque. Qué manera de cambiar de criterio en unos meses. ¿Se creen que no nos damos cuenta?
Pues nos damos.
Y no nos callaremos.
Porque callar es convertirse en cómplice de las mentiras. Y no sé si los españoles se merecerán o no un gobierno que los trate como a idiotas. Pero yo les seguro que no me lo merezco.

PS: "
Romero Robledo […] había empezado su carrera política participando en una de las Juntas revolucionarias que desterraron a Isabel II. Como otros políticos que de jóvenes habían pasado por las filas progresistas, y que tal vez entonces se habían hecho alguna ilusión, no sentía el menor respeto por ellos".
Marco, José María:
Francisco Giner de los Ríos: pedagogía y poder. Península, Barcelona, 2002. Página 189.

6 comentarios:

Joao dijo...

Cuando lees historias sobre las víctimas y sus familiares, la historia siempre se encamina al mismo punto de dolor: El mayor dolor, o mejor dicho, el potenciador del dolor, la sal sobre la herida, es el silencio cómplice de la sociedad, ahora institucionalizado en los tiempos de este simplón ZP vergonzante y vergonzoso. El mismo que mientras pactaba el "pacto por las libertadaes y contra el terrorismo" y mataban a sus compañeros de partido (Patxi Pagazutundúa), buscaba los atajos "a calzón caido" (como se dice en construcción) para lograr "su paz de mierda".
Mietras sobre las víctimas y sus familiares, el descréditio, la acusación ladina y afirmaciones cercanas al "algo habrán hecho", o amasando víctimas y extrema derecha en la misma pasta, quitando subvenciones a las víctims.
Sin duda este simplón, debió de leer a Gregory "Stalin" quien afirmaba entre sus métodos purgatorios:
CONTRA LOS VIVOS LA VIOLENCIA CONTRA LOS MUERTSO LA MENTIRA.
Y ahísigue, el tío con su voz grndilocuente y vacía, pidiendo esfuerzos (siempre en al misma dirección) para "su paz de mierda", porque eso es lo que hemos vivido, una paz de mierda humillante para quien quiera que tenga un poco de diginidad.
Lo bueno, o lo malo de la dignidad, ya se sabe: solo se pierde una vez, luego deja de existir.
Pues si perdiu, no nos olvidamos

Enky dijo...

Me ha gustado mucho lo que dice sr. Perdiu. Sólo manifestarle mi apoyo.
Sr. Joao creo que la cita decía, "contra los cuerpos la violencia, contra el alma la mentira" Mi padre me la recordaba en muchas ocasiones, por eso la conozco, aunque puede que sea como usted dice, no estoy seguro.
Un saludo al sr. Prediu y a usted.

Joao dijo...

Gracias Enky, cada día se aprende algo más.
Ahora la cita cobra mas crueldad, propia de un tipo tan siniestro como Stalin.
Saludos a Ud.

Dolfos Vellido dijo...

Bueno, hay víctimas que no les gustan nada a esos que tanto dicen luchar por las víctimas (y, de paso, zurrarle al bueno de Bono): las de los fascistas en la guerra civil. No quieren ni recordarlas. AY, Señor, cuánta hipocresía....!

Anónimo dijo...

Dolfos, como lo que lees no te gusta, te lo inventas. Si no me equivoco, nadie ha escrito: "... y no hay que recordar a las víctimas de..."
Pero un poco de demagogia, baratilla, eso sí, refresca un poco.
Ay, Señor, qué pereza, esta izquierda progresista...!

Joao dijo...

Vellido Dolfos,cusioso nick te pones, para algunos traidor, para otros (yo incluido) un zamorano con un par.
Me alegra que recuerdes a las víctimas de la geurra civil, pero a todas, no?
Ya que cacareamos a García Lorca y lo malo-malísimo que era Queipo de Llano, vamos depaso a hablar de los muchos niños católicos asesinados en madrid por el solo hecho de ser católicos, o ser hijos de, tambien de las muchas personas torturadas en el infame, hoy Círculo de Bellas Artes de Madrid, mujeres a las que se les quemaban los pechos, tamabien podemos hablar de la fosa de mas de 4000 personas en Paracuellos de Jarama, hablamos de los mas de 400 sacerdotes y monjes asesinados por proclamar el Evangelio, hablamos de como se les exigía blasfemar antes de morir y que ellos (en su mayor parte) se iban diciendo: perdónalos Señor, Hablamos?
Claro que si, pero hablemos de todas las víctimas sin excepción y llevemos al genocida de Carrillo a los tribunales, al menos para que le metan el miedo en el cuerpo como a Pinochet