30.1.08

Del hebreo como lengua literaria

Son los libros los que nos eligen. Es un secreto que los no lectores desconocen y se pierden. La literatura en hebreo ha sido siempre una literatura desconocida para mí. Ahora, por azares del destino, toca entrar en ese mundo. Acabé Badenheim 1939, el primer libro que leo de un autor que se expresa habitualmente en una de las lenguas de los judíos. Un libro áspero y complejo. Algo kafkaino incluso. El libro se abre con un diálogo entre Joseph Roth y el autor, que recomiendo al lector que aborde al final, cuando haya terminado de leer la novela. Aharon Appelfeld, el autor, nació en el seno de una familia asimilada de lengua alemana. Es quinto de mi padre. Con menos de diez años, los nazis asesinaron a su familia, y sobrevivió, un niño, vagando por los bosques de Ucrania y Rumanía. Como tantos otros, viajó a Israel y se estableció allí.
El libro es árido. Un balneario en Austria. 1939. La burguesía judía acude allí a pasar el verano, como han hecho tantas otras veces. Los personajes se van perfilando. El pastelero, el director del hotel, el encargado de organizar el festival. Empiezan a pasar cosas raras, que el lector comprende en seguida pero que los protagonistas no son capaces de entender. El departamento de Sanidad obliga a los judíos a inscribirse en un censo. El absurdo del totalitarismo moderno se muestra mucho más en un orden ministerial que en las armas de los ejércitos. Se registran. Se empiezan a construir barracones. Se declara una cuarentena. Vamos a Polonia, dicen. Es normal, volvemos a nuestro lugar de origen, razonan. Llegan más judíos. No pasa nada, es verano. Ninguno se rebela porque, en realidad no hay contra qué rebelarse. La última escena del libro es desgarradora. Suben al tren. Es un tren de ganado, y está sucio. El viaje será breve, razona uno de los protagonistas, porque si no, no iríamos en un tren tan sucio. Ellos no saben donde termina el viaje. Nosotros sí.

Mi recorrido por la literatura en hebreo continúa con
Una pantera en el sótano, de Amos Oz. Llevo apenas un tercio. Ya les contaré.

Corolario: Carta que Claudio Sánchez Albornoz envía a Ortega en diciembre de 1941: "Mi vida en este fin del mundo es una cadena de tristes jornadas, de soledad y de angustia. Me asfixio en Mendoza [...] El Rector es un tiranuelo ridículo. Era Ministro de Hacienda... Con una inmensa náusea he escuchado al Rector: "Ortega vendrá porque está muy pobre". Son unos miserables y el calificativo es suave. Es dura la emigración en estas condiciones [...]. Morán, Gregorio: El maestro en el erial. Ortega y Gasset y la cultura del franquismo. Tusquets, Barcelona, 2002. Páginas 80 y 81



PS. Confirmado. El viaje al corazón de Europa era, en realidad, el viaje a ninguna parte.

PD. Un
artículo magnífico que les invito a leer. Extraño mundo en el que lo evidente adquiere tintas de revolucionario.

4 comentarios:

J.I. dijo...

"El absurdo del totalitarismo moderno se muestra mucho más en un orden ministerial que en las armas de los ejércitos."

Ay, la burocracia. ¿Alguien ha visto "Brasil"?

Hoy en día, las dictaduras ni siquiera necesitan de unos instrumentos reconocibles como totalitarios. Les basta con manipular a la opinión pública mediante los medios de comunicación [Aló, Presidente], o bien prohibiendo y sancionando el uso de la lengua común.

Ah, que se me olvida. El artículo de Soroa, espectacular. Pero a algunos eso les da igual. Es otra manifestación más del totalitarismo moderno, desacreditar a cualquier otro órgano legítimo. Sólo es legítimo el que ostenta, a veces parece que lo detenta, el poder.
"Se está pidiendo a los jueces que apliquen o no las normas jurídicas según las conveniencias de la más pedestre y momentánea política: ahora sí, ahora no, ayer era delito, hoy debe ser permitido, pero mañana castigado." Genial Soroa.

J.I. dijo...

El Gobierno vasco se quiere querellar por esto:

http://www.larazon.es/15064/
noticia/Opini%C3%B3n/
Nacionalismo_contra_la_justicia

Supongo que les habrá molestado ver reflejada la realidad "negro sobre blanco":

"la tolerancia de un Gobierno vasco cada vez más radicalizado, empeñado en ligar su destino al de una banda terrorista a la que lleva décadas proporcionando cobertura social, política e ideológica"

"... ha dedicado diversos exabruptos y descalificaciones groseras al Tribunal Supremo, al que se ha llegado a identificar con «la extrema derecha y con posiciones antidemocráticas», por haber dictado sentencia condenando al Presidente del Parlamento Vasco Sr. Atutxa".

Pues eso.

Joao dijo...

Simepre he creido que las malas intenciones llegan por pequeños detalles, en lo personal, en lo profesional, en lo politico...
Así, la perversión y la maldad, no llega de repente en trenes de ganado cargados de violinístas húngaros.
No, ese fina infeliz, lleva detrás años de siembra, años de pequeñas patadas en la espinilla de los derechos, patadas que, bueno vas absobiendo y cogiendo callo, hasta que ya te parecen normales y justificadas. Hasta que un día te pegan la patada definitiva y te tumban.
Así, un día, entendemos como normal que para evitar el ¿guantánamo? electoral un partido antidemocrático se presente a las elecciones y viva con nuestro dinero, otro entendemos como normal no poder educar a nuestro hijos en el idioma del Estado, porque claro, como dicen los subyugados y sometidos en Pais Vasco y ..."en tierra de perros, a ladrar ellos", así otro día entiendes como normal que en el recreo obliguen a tu hijo a hablar de determinada forma, otro admites que el deterioro de las ciudades es culpa del incivismo de los castellanos, otro día entiendes como normal la profunda división que hay en estad comunidades: Nacionales puros en buenos barrios, emigrantes y españoles en Sant Adriá o Barakaldo.
Algún día cuando el medico te recomeinde que vuelvas a tierra que los aires de allí te sientan mejor (eso ha sucedido), piensas que es una buena sugerencia.
Luego, empiezas a sentirte culpable de no saber encajar en esa espiral de locura y al final...
Lo sé, aquí estamos muy lejos de la Alemania del 39, pero vamos por el camino.
J.I., gracias por la sugerencia, voy a poe "Brasil"

J.I. dijo...

Joao, de nada.