9.1.08

De la decadencia como metáfora

El artículo de hoy tiene pocos comentarios. Es un video que pueden ver pinchando aquí. Es la metáfora de la decadencia. Si decidiera mudarme, tendría más posibilidades de educar a mi hijo en castellano en Estados Unidos o en Suecia que en Cataluña. Así de sencillo. Así de terrible.
Visto desde aquí, en realidad me da un poco igual. No soy esencialista. No creo en las naciones. En ninguna. Así que no me preocupa la situación del castellano en Cataluña. Me preocupa, en realidad, la libertad de los castellanoparlantes en aquella comunidad. Como me hubiera preocupado la de los catalanohablantes durante el franquismo. Coartar la libertad en nombre de la patria.
En realidad, me entristece por los catalanes. Se dirigen, aborregados, hacia la Edad Media. Allá ellos. Así que permítanme ser malvados y dedicar este post a esos votantes castellanoparlanetes del psc, de ciu, de los ecologetas o de las camisas pardas de la esquerra, que de todo hay.
Este es el país que habéis construido. Entre todos. Seguid votando con alegría a quienes, en nombre de un ente abstracto, se comen a bocados vuestra libertad.
A políticos idiotas cuya estrategia electoral causa vergüenza ajena.
Políticos del enemigo exterior y la conjura masónica, como el franquismo.
Lo cantaba
un grupo panqui en los noventa: “Y aquí no pasa nada, nos comemos la tostada, ni siquiera te levantas del sofá, vaya decepción, en la manifestación, solamente han ido los antidisturbios…”


PS: En nuestro país la cobardía personal de la gente adquiere popularmente reputación de sensatez.
Boadella, Albert:
Adiós Cataluña. Crónicas de amor y de guerra. Espasa, Madrid, 2007. página 247.

8 comentarios:

Clausius dijo...

Lo curioso es que cuando hablas con catalanes nacionalistas, y además hijos de emigrantes de otras parte de España y que tienen el español como lengua materna, te aseguran que todo esto es mentira y no es más que un bulo inventado por ciertos medios de comunicación. Al igual que con las multas a comercios que rotulan en español.

Lola dijo...

Respecto a lo que dices de algunos "catalanes nacionalistas hijos de emigrantes", Clausius, ocurre que a veces son los más 'papistas'. En todo caso son los nacionalistas los más ruidosos, y lamentablemente la población realmente perjudicada es un mayoría, pero silenciosa. Falta que de una vez se den cuenta.

El PSOE y el PP, que pactan con los nacionalistas, son culpables de haber puesto y mantener a los castellanoparlantes de Cataluña en esta situación en la que no pueden estudiar en su lengua materna.

Para eliminar el castellano de la escuela, la Generalitat utiliza como instrumento la Ley de Política Lingüística que resultó aprobada gracias al PACTO DE GOBIERNO de CiU con el PP en 1998.

En este artículo del año 2005 está perfectamente explicado.

"Una fecha estelar de la opresión que sufren los ciudadanos de Cataluña a manos de la Generalitat es el 7 de enero de 1998. Ese día se aprobó la Ley de Política Lingüística. (...)

La Generalitat envió dos emisarios a entrevistarse con Fernando Alvarez de Miranda, a quien amenazaron con romper el pacto de gobernabilidad y con que no podían responder de lo que hiciera “la calle”. Lo que terminó por decidir al Defensor del Pueblo para dar marcha atrás en su decisión fue la llamada de José María Aznar para ordenarle que no presentara el recurso.

Aznar gobernaba gracias a los parlamentarios de Pujol y el poder pudo más que cualquier principio. El recurso, ya redactado, fue a parar a la papelera."

Se puede leer el artículo íntegro en http://www.periodistadigital.com/politica/object.php?o=212095

Joao dijo...

Lo de las multas existe, tan es así, que el formulario de la "denuncia por actitudes contra la lengua y la cultura" se puede descargar de la página wwww.gencat.net
Al mas puro estilo Estalinista los enemigos del régimen se les arrincona y luego se les expulsa (a veces por hartazgo bambi)
Mis hermanos, trabajadores ellos, no me creian y cuando se lo mostré se quedaron primero incrédulos, luego espantados y con miedo por ultimo con verguenza y hablando bajito, oye.
Ahora, desgraciadamente, tienen que admitirlo y ya me dicen aquello de : "Coño Joao, tu siempre con la política y el nacionalismo ¿que tienes contra Catluña?, déjate de rollos que nosotros trabajamos y ya está"
Siempre les respondía igual:
"no tengo nada contra Cataluña, y esto no es meramente política, son vuestros derechos y libertades"

A mis hermanos, como a tantos no les alimentó ningun maná de leche y miel que brote en las montañas de cataluña, no: tra-ba-ja-ron y contribuyen a esa riqueza entre todos.
No le deben nada a nadie, solo a ellos mismos por su trabajo y a Dios (si, a Dios, Pepiño) por la vida que les fue dada.

Si tanto me enojo con el tema, no es por un problema de urticaria con Cataluña, me gusta y me sienta bien, tengo casa allí, pero como dice Perdiu van corriendo hacia la Edad Media, en nombre de la madre Rusia se están comiendo sus libertades.

Por Cierto, la dictadura de la información ya está allí:
Los de la tostada calentita en el sofá: ¿saben que han aparecido pintadas el comercio de los padres de Albert Rivera?
No, eso los perodicos regidos por el CAC no lo publican.

Vais bien, si señor

Joao dijo...

Así han ido las cosas, primero no me creian, ahora ya no les cabe la respuesta de: Nosotros pasamos de la politica y resulta que no, que la politica ha pasado por encima de ellos

Anónimo dijo...

¿y no será que a esos hijos de emigrantes ya les parece bien la situación que existe actualmente en cataluña, por qué se consideran catalanes y no "hijos de emigrantes", y votan lo que les sale de los...?

Cada cual vota lo que cree conveniente, y si el PP no consigue más votos en cataluña que se lo haga mirar pues algo debe de fallar en su análisis social, o bien se dedica a hacer campañas de éste tipo para otro votante que no es el que vota en cataluña y necesita de su carnaza diaria de crispación, como bien puede leerse en este blog.

Joao dijo...

No se trata de conseguir votos, que como bien dice Perdiu y Carlos están asegurados.
No seré yo quien llore por esos votos, ni tampoco de conseguir votos para el PP, ni de la Unidad de Españñññña, no.
No se trata de cosnguir colocar un mastil de 20m metros con la bandera de España en la Plaza Sant Jaume, porque, quede claro que en lo que a mi respecta lo de la unidad de España me trae al pairo, me la sopla, me la repanfinfla.
Es algo mas que eso, porque las naciones pasan y meueren, el problema es el tránsito y en ese tránsito en Cataluña se están conculcando los derechos mas elementales de las personas, recogidos en la Constitución.
Cierto es que de una forma muy ladina e hipócrita pero no paran de recortarse libertades: Prensa, Lengua y Propiedad Privada por poner ejemplos con el CAC la Política de Inmesión Linguistica y la nueva de impuestos sobre las viviendas vacias.

Sobre los hijos de los emigrantes:
Se sienten en deuda con la gran madre patria: Habla 10minutos con uno y automáticamente te hablará del maná que brota en la garriga y que les alimenta como a los judíos en el desierto.
Y esto ya es un problema de personalidad, autoestima y un profundo complejo de inferioridad por haber cometido el "pecado original" de apellidarse García y no Raventós o Casamitjana.
Son muchos años educándoles para el sometimiento y eso no lo arregla el PP, eso lo arreglaría un psicólogo.

Guillem dijo...

España y toda la charnegada como joao nos trajeron la decadencia.

cpp dijo...

Guillem, España, incluyendo la unidad de mercado, es lo que trajo el despegue a una Cataluña empobrecida y paralizada, que empieza a resurgir precisamente cuando llegaron vuestros denostados borbones en el XVIII. Qué falta de R&S.
Guillem, deléitanos con tus diez apellidos, a ver si va a resultar que eres más charnego de lo que te crees.