12.4.07

La traición de los clérigos

Somos el único país del mundo en el que los intelectuales atacan a la oposición. Por la subvención hacia el cordón sanitario. Deberían leer La traición de los clérigos, de Benda, pero claro, están muy ocupados saqueando al contribuyente. No me extraña que entre los firmantes estén Espinete, la reina Cleopatra y Franco. Son una buena metáfora. Así nos va.
Analicemos un poco el texto y su (espantosa) sintaxis:

1. “se niegue legitimidad a quien gobierna por voluntad de la ciudadanía”. (Estoy viendo hace cuatro años al simplón y a Gaspar Jusein en la calle por la mañana contra la lou, por la tarde contra el plan hidrológico y por la noche contra Irac ¿Se referirán a eso?).

2. “el derecho a una información veraz se sustituya por la manipulación sistemática de los hechos a base de mentiras o de medias verdades que confunden a la opinión pública.” (aquí no sé si se refieren a lo de los suicidas de la ser o a lo del golpe de estado de almodóvar. A ver si alguien me lo aclara).

3. “no es aceptable convertir la lucha contra el terrorismo en el eje exclusivo de la oposición a cualquier gobierno democrático” (esto si lo tengo claro. Están hablando de la postura del pesoe y de prisa (perdón por el pleonasmo) el trece de marzo.

4. En democracia no se puede pretender torcer la voluntad ciudadana ni con soflamas, ni con manifestaciones y menos con confusas actitudes “caudillistas” (aquí casi me muero de la risa. Hablan los firmantes de soflamas. ¿Se habrán mirado al espejo?)


Corolario.

Contamos con la superioridad de la mitología, porque en esta parte del mundo la mitología suple a la historia; aquí los relatos familiares gozan de mayor importancia y credibilidad que los libros de texto. Aquí, en cierto modo, la historia no es más que una variante de la mitología.
Andrujovich, Yuri: El último territorio. El Acantilado, Barcelona, 2006. Página 70

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Aun no nos has hablado de la candidata Valdeón del PP en el ciclo de la Casa Zamora

Benjamín dijo...

"Somos el único país del mundo en el que los intelectuales atacan a la oposición" Bueno, también ocurre en Cuba. ¿A cómo está el kilo de intelectual?

La socialista dijo...

por lo que parece sr. benjamín, el kilo sale caro, sobre todo para el PP.

Benjamín dijo...

La condición de intelectuales se establece con demasiada facilidad. Para muestra un ejemplo de ambas partes:
“El despotismo se ha establecido a nombre de la libertad con tanta frecuencia que la experiencia nos dice que debemos juzgar a las personas por lo que hacen y no por lo que dicen.” Raymond Aron
“La libertad de crítica en la URSS es total” Jean-Paul Sartre, 1954