10.2.07

Tres cosas para abandonar este país

Me plantea Rome, destacado miembro del rojerío estatal, un meme a través de su blog. El Perdíu, que aunque no sea de izquierdas es educado y cortés, responde a la pregunta:
“¿Qué cosas tiene España que te animarían a irte a vivir a otro país si tuvieras la oportunidad? ¿Qué te resulta insoportable en la sociedad / sistema económico / política / cotidianidad española? ¿De qué huirías de la cultura de este país? En resumen, tres razones que te animarían a irte de España de tener la oportunidad”.
1. Más que qué tiene, qué no tiene. Una sociedad civil normalizada. Personas que intenten ser ciudadanos y no súbditos. Un poder vigilado por los ciudadanos. Pero supongo que sólo me iría si aquí hubiera una dictadura, de derecha o de izquierda, y no pudiera expresarme con libertad.
2. Me resulta difícil de soportar, en muchas ocasiones, la televisión, el sectarismo de su mundo cultural, los nacionalistas, cierta izquierda, cierta universidad, la pereza mental de algunos de mis compatriotas...
3. No se trata de huir. Cada uno que haga lo que le parezca, Pero no me gusta el rollo este que está instalado en el imaginario colectivo de cocineros vascos y catalanes finos, como si el resto de españoles comiéramos hamburguesas; me aburre la dieta meditarráena porque soy de tierra adentro, no me gusta; me aburren casi todas las películas españolas, me aburren varios escritores españoles, entre los que me duermen, especialmente, Antonio Gala y Marías. Almodóvar en fin, me deja indiferente.
Bueno, como esto tiene que continuar, se me ocurre enviarle el meme a algunos blogs y a algunos lectores habituales. Así que, en cuanto a blogs, Don Aire, El Alquimista y Carlos López, si se animan a responder. En cuanto a lectores habituales, a ver si Baba y Benjamín se retratan. En cualquier caso, el resto de lectores habituales, firmen a veces o no, están también invitados (Bambi, Hornuez, Socialista...)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que un buen pellizco en la loteria de navidad haria que me marchase de este pais.
Posiblemente a Panama o a Vanuatu,no lo tengo decidido.
O podria montar una productora para hablar del cambio climatico y forrarme como Al Gore.

Baba O'Riley dijo...

Reflexivo Perdiu.
No son consideraciones fáciles pues cambiar radicalmente de vida y empezar de cero en otro sitio tiene que ser por motivos muy extremos. Pero allá vamos:
- Si mi vida corriera peligro, Tanto por cuestiones de represión política como avatares personales que pudieran suponer una amenaza real. Ideologías y orgullos tienen su importancia, pero la importancia efectiva de la vida es mayor.
-La postura intransigente e intolerante de cierta derecha. Siempre y cuando defender tus ideas ante ellos se convirtiera en una ridiculez quimérica.
-Y por supuesto la única razón verdadera por la cual merecería la pena dejarlo todo. Por acompañar sin dudarlo un instante y sean cuales sean sus razones a la mujer de mi vida. Donde sea y cuando sea.

Benjamín dijo...

Básicamente de acuerdo con usted sr. Perdíu. En mí caso sólo abandonaría España ante la falta de libertad y fuese el que fuese el coste personal, esa lección la aprendí de mi padre en mi más tierna infancia.
Algunas de las cuestiones que menos me gustan de mi país son las siguientes:
Que después de más de 30 años de democracia aún no se aceptan las reglas del juego por parte de los principales protagonistas, que además se jactan de demócratas.
“Artur Mas: "Si el Estatut no cabe en la Constitución habrá que cambiar la Constitución" Lo mismo han venido a decir con más o menos descaro ERC, y PSC.

La profunda vergüenza que sentí los días 12, 13 y 14 de marzo cuando mucha gente culpó al gobierno de las acciones de los terroristas. La violación de la jornada de reflexión y la descarada defensa del hecho.

El ciego partidismo que guía a una parte importante de la población. Nueve millones de votos después del terrorismo de Estado y la corrupción es un fatal síntoma de servilismo impropio de ciudadanos libres. Lo que jamás se perdonaría a la derecha se observa con indiferencia si es la izquierda quien lo protagoniza.

No quiero ser partidista y reconozco que estas actitudes también se dan en la derecha, yo las detesto en cualquier caso, pero creo que en los últimos años se ha hecho mucho más evidente en las filas de la izquierda.

Cierta sensación de cansancio de que lo más elemental y evidente aún está en tela de juicio.

Espero que estas palabra de Gil de Biedma no sean proféticas: “De todas las historias de la Historia la más triste sin duda es la de España porque termina mal. Como si el hombre, harto ya de luchar con sus demonios, decidiese encargarles el gobierno y la administración de su pobreza.

Yo intentaré poner mi granito de arena e iré esta tarde a la plaza de Cervantes a manifestar mi deseo de saber lo que ocurrió el 11-M, caiga quien caiga. Consciente de que reconocer la verdad y aceptarla es condición previa para ser libre y construir una sociedad digna.

Hornuez dijo...

1. Me animaría a irme una oportunidad económica descomunal y la posibilidad de vivir sin etiquetas y con un respeto total y absoluto a ideas / creencias / étnias / gustos. Londres o Nueva York.

2. Me resulta poco soportable la moral católica (no la cristiana), la falta de memoria, el desdén por el conocimiento de la historia, el feminismo irredento, la inexistencia de identidad colectiva ciudadana, el desprecio por la sociedad rural, el horario laboral, que no sepamos hablar más que nuestra lengua, el turismo de playa, y, sobre todo, que todos seamos presidentes y seleccionadores.

3. Sobre todo del monolingüismo. Deberíamos ser bilingües en francés o inglés (como todo el mundo civilizado, coño, que coges un taxi en Atenas y le puedes decir la dirección en inglés). Y de la manía que tenemos de mezclar estilos y siglos en edificios históricos.

Y sobre todo me iría, si sabiendo lo que ahora sé, volviera a tener 19 años.

La socialista dijo...

1- Me iría de éste país si surgiera una oportunidad interesante a nivel laboral o personal, sin dudarlo ni un momento y feliz de hacerlo, y además creo que debería ser obligatorio para todo ciudadano español vivir fuera una larga temporada, creo que con ello nos curaríamos de muchos de nuestros males. Deberíamos de fomentar la movilidad mucho más, como pasa en los EEUU o en los países de raíz protestante donde el peso de la familia y la vinculación a ella no son un impedimento para desplazarse como en los de tradición católica.

2- No me gusta de mi país nuestro desmesurado orgullo por lo propio, que nos hace ser despreciativos con el otro, hasta límites absurdos donde la cerrazón nos hace sentirnos orgullosos de nuestra propia ingenuidad: es mejor no conocer que dudar de lo nuestro.Somos cainitas por convicción. Me molesta la poca cultura democrática de nuestro país, la poca conciencia de ciudadanos que tenemos y la pasmosa capacidad de descargar siempre nuestra culpa en el otro, somos incapaces de asumir nuestra responsabilidad ante nuestras propias faltas. Esto ha generado, entre muchas otras cosas, una falta de sociedad civil cohesionada y activa, indispensable para el buen funcionamiento de una democracia.
3- Odio profundamente el lastre cultural y mental que nos ha dejado la religión católica en nuestro país, sobre todo haber sido el baluarte de la contra reforma nos ha apartado del progreso cultural europeo de los últimos dos siglos. Como resultado de su profunda huella tenemos una sociedad lastrada por siglos de mojigatería y miedos, profundamente conservadora y poco tolerante con el que piensa diferente, y a nivel científico y cultural nos ha supuesto lustros de atraso. Lo lamentable es que todavía subsiste esta rémora del pasado, y gente que se enorgullece de ello.

bambi dijo...

Me gusta de donde soy y me gusta como somos, a pesar de todos los defectos, no creo que en otros paises sean mejores. Asi pues creo que vivimos en uno de los mejores sitios posibles, dicho esto:

Me iría si las cosas se pusieran feas, y por feas me refiero a un inicio de guerra civil o una situación insostenible politicamente. Me iría tratando de no mirar atrás y estoy segura que cuando llelvara X años en Austrialia, o en cualquier otro sitio, me acostumbraría y no tendria excesivos deseos de volver.


Me iría por un trabajo interesante pero intentaría que mi pareja viniera conmigo, estar fuera tiene que ser una gran experiencia y vale la pena vivirla juntos.

Por cierto Sr. Baba, veo que usted tambien ha abierto su propia bitácora... "perdiendo el corazón...", menudo romántico está usted hecho.

En fin, le felicito, pronto le visitaremos y dejaremos allá nuestros (pocas veces sabios) pensamientos