29.7.14

El gran Vázquez

No formo parte del club de fans de Vázquez Montalbán. Ni me gustó su literatura, ni me parecía una compañía demasiado recomendable: algunas de sus declaraciones sobre el comunismo en los años noventa eran sencillamente repugnantes. Ahora rescata Arcadi Espada en su brillante columna del domingo, un párrafo de un ¿artículo? suyo, excretado en El País en abril de 1984, cuando la justicia intentaba poner coto a las actividades de ese presunto delincuente que era ya entonces Jordi Pujol:

"De Pujol se podrá pensar que ha sido un mal banquero, que es de la derecha camuflada o que es feo, pero nadie, absolutamente nadie en Cataluña, sea del credo que sea, puede llegar a la más leve sombra de sospecha de que sea un ladrón"

Menudo(s) pájaro(s)

Y cuánta razón tenía el doctor Johnson...

28.7.14

Futuros imaginados poco amenos

Algunas citas que me da tiempo a rescatar de El fin del poder, de Moisés Naim. Hablando de cómo ha cambiado la forma de hacer la guerra, de la emergencia de los IED y de los modelos asiméttricos, señala el autor en la página 180 de la edición de Debate que manejo:


"¿Qué ocurrirá cuando cualquier individuo descontento, delirante o trastornado tenga la capacidad de causar el caos desde el cielo? El profesor de Stanford Francis Fukyama, que está construyendo su propio avión no tripulado para saber mejores fotos de paisajes naturales, observa: "A medida que la tecnología es más barata y más fácil de adquirir, es posible que los drones sean más difíciles de localizar; y sin conocer su procedencia, la capacidad de disuasión se desmorona. Un mundo en el que las personas puedan ser blancos habituales de enemigos invisibles y anónimos no es algo agradable de imaginar."



27.7.14

La exhibición sentimental

Buena tribuna el otro día en El Mundo la de Manuel Arias Maldonado, a cuenta de la relación entre sentimientos y liberalismo. O entre emociones y libertad. La vieja lucha entre la razón y el romanticismo. Ahí seguimos, bloqueados, tantos años después...

No se pierdan este breve ensayo a cuenta de La democracia sentimental...


26.7.14

¿Y si lo fiáramos a la suerte?

Llevo leídos y escuchados en los últimos meses algunos argumentos en favor de la suerte como método de selección para determinados puestos y volví a tropezarme con una reflexión de este tenor el otro día en El Mundo a cuenta de Sosa Wagner, un tipo al que respeto mucho y al que siempre es una delicia leer. ¿Qué ocurriría si renunciáramos a la votación y asignáramos determinados cargos y magistraturas por sorteo? ¿Es tan descabellado como parece o tiene argumentos sólido detrás?

Aquí tienen una reflexión sobre "La suerte en democracia". Disfrútela, desocupado lector.

24.7.14

El poder en retirada

Acabado El fin del poder, un magnífico y provocador ensayo, ya lo dije, de Moisés Naim. Un libro para que se lleve estas vacaciones, desocupado lector. No prometo escribir sobre él porque se me escapan los días como esa manada de pájaros tras un disparo, que escribió el poeta,  pero lo voy a intentar. 

De fondo, la tesis de que el poder ya no es lo que era y que se han ido debilitando todas las barreras que lo protegían, y se han ido debilitando en todos los ámbitos: el político, el económico, el social, el religioso....

Y por eso quizá lo que nos pasa es que no sabemos lo que nos pasa. O como dice Gladwell: "aquí el que no esté confundido es que no se está enterando de nada".

23.7.14

Premios (Y Lisboa responplandecía...)

El gran Jorge Moreta, el hombre que nos llevó a Cuba, nos lleva ahora, mientras su pluma esboza de un vistazo la ciudad, a la mágica Lisboa de Alfama y de mar. No se pierdan el relato "Lisboa, directa al corazón", mientras suena de fondo Gabriel Sopeña cantado por Loquillo:


Claro que hay ciudades mágicas. 

Y claro que Lisboa es una de ellas. 

Sólo hay que perderse por el Chiado para entenderlo...

Enhorabuena maestro.


22.7.14

Todo lo sólido...

Otra vez esa voz profunda del narrador. Otra vez ese tono cadencioso melancólico. Otra vez nuestra conciencia. Empiezo el último ensayo de Antonio Muñoz Molina, hablando de Todo lo que era sólido. Y ya le dejo una reflexión.

Hablando de aquellos años bobos, señala el narrador que "Una sensibilidad posmoderna educada en la negligencia hacia los matices entre lo real y lo inventado favorecía la confusión entre memoria histórica y novela histórica. La idealización de la II República y sobre todo del bando republicano en la guerra se correspondía con una amplia ignorancia sobre los hechos comprobados".

No diré más